GALLETAS DECORADAS PARA HALLOWEEN

31.10.13


¡¡FELIZ TERRORÍFICO HALLOWEEN!!
Hoy tenemos receta para hacer unas "terroríficas y divertidas galletas", ¿quién se apunta?
Yo me guardado unas poquitas de estas, pues prácticamente todas, han ido a parar al cole de mi hijo, asique esta mañana cuando me han visto entrar en clase con ellas, se han puesto todos ¡¡"supercontentos"!! Y a mí me ha hecho una ilusión tremenda verlos así! Asique está claro que estos dos días de locura sin parar de hacer galletas, ¡han merecido muchísimo la pena!
Y ahora vamos con la receta que el tiempo se nos echa encima y no hay que perderlo!, que tienen que estar listas para disfrutarlas esta noche!!

https://sites.google.com/site/bloglarecetadepatricia/galletas-decoradas-halloween

Ingredientes:
Yo he preparado dos masas, una de vainilla y otra de chocolate, pero cómo las cantidades probablemente sean excesivas jijiji! podéis dividir en dos los ingredientes de una masa* para hacer la mitad de cada sabor. Os explico como hacerlo más abajo...

250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
180 gr de azucar glas tamizado
1 huevo L
500 gr de harina
2 cucharaditas de azucar vainillado
1 pizca de sal
Aroma al gusto (He utilizado Cacao puro Valor y Vainilla en pasta de Home Chef)*

*Con estas cantidades que indico he utilizado 2 cucharaditas de Vainilla en pasta y para las galletas de chocolate, he utilizado las mismas cantidades, pero he restado 25 gr de harina y añadido 50 gr de Cacao puro Valor.
* Si vais a dividir la masa, dividir también las cantidades de cacao y vainilla, que os he indicado.

Elaboración:
1. Ponemos en un bol la mantequilla en trozos a temperatura ambiente y batimos hasta que su aspecto sea el de una pomada.
Después le añadiremos la sal, azucar glas tamizado y azucar vainillado, y volveremos a batir hasta que veamos que todos los ingredientes están perfectamente mezclados. Lo notaremos porque la mantequilla adquiere un color mucho más blanco y su aspecto sigue siendo el de una pomada. Como en la imagen de abajo ▼.
Seguidamente le añadiremos el huevo, (acordaros de cascarlo en otro sitio que no sea el bol, para evitar que nos puedan caer algunos trozos de la cáscara) y volvemos a batir. Si vemos que se nos quedan ingredientes en las paredes del bol, paramos, los bajamos y volvemos a batir.

* Si queremos hacer las galletas de dos sabores, con estas cantidades, este es el momento. Dividimos la mezcla en dos recipientes y a cada uno le añadiremos un sabor distinto.

2. Ahora le añadimos el aroma que vayamos a utilizar y mezclamos de nuevo.

3. Le añadimos la harina tamizada en tres veces para que se incorpore bien. Esto es, añadir un tercio y mezclar, añadir otro tercio y mezclar, y añadir el último tercio y volver a mezclar. Nos quedará un aspecto un poco grumoso como en la imagen de abajo ▼.

* Si habéis divido la masa, acordaros de dividir en dos cantidades la harina, para incorporar a cada bol la mitad y en tres veces también.


4. Sacamos la masa del bol y formamos una bola con ella, que dividiremos en tres partes.
Ahora sería el momento de poner a precalentar nuestro horno a 180º y mientras colocamos un papel de horno sobre la encimera, con un tercio de la masa sobre el papel. Sobre ella colocamos otro papel y estiramos con el rodillo hasta dejar un grosor de unos 0,5mm y sobre una superficie plana, como puede ser la tabla de cortar o una bandeja, la colocamos con el papel y metemos en la nevera para que se vaya enfriando mientras vamos preparando los otros dos tercios de masa que nos quedan, haciendo exactamente lo mismo.

5. Una vez preparadas las 3 partes de la masa, sacamos la primera que preparamos de la nevera y despegamos el papel. Deberán haber estado al menos en la nevera unos 30 minutos.


6. Ahora cogemos los cortadores y comenzamos a cortar. En mi caso lo he hecho con ¡uno de calabaza y otro de gorro de brujita!.
Colocamos papel de horno sobre la bandeja que vayamos a utilizar para hornear y según las cortamos, las vamos colocando en la bandeja. Nos ayudaremos con una pequeña espátula de cocina para levantarlas. Dejar una separación de al menos 2 cms entre galleta y galleta, porque siempre crecen un poco, y si no dejáis espacio, corréis el riesgo de que se os peguen unas con otras.

Los restos de masa que nos vayan quedando después de hacer los cortes, podemos juntarlos, estirarlos con el rodillo y meter en la nevera para hacer más galletas. Eso sí, no os recomiendo que lo hagáis más de dos veces, pues la masa no queda igual que al principio. Asique yo con los restos que me sobraron de masa después de dos veces, hice ¡¡unos "minibizcochitos" para desayunar!!


7. Y metemos en el horno 8 minutos. En este tiempo la galleta se habrá dorado un poco por los bordes y aunque al sacarla veamos que aún están blandas, no os preocupéis porque una vez se enfríen, se endurecen. De todas maneras, controlarlas mientras están en el horno, pues puede variar un poco el tiempo de unos hornos a otros.
Una vez horneadas, las sacamos y colocamos en una rejilla para que se enfríen.
Muy importante: Si váis a usar la misma bandeja para hornear la segunda tanda de galletas, acordaros antes de enfriarla, porque lo que conseguimos metiendo la masa en la nevera es que luego no se deformen las galletas y salgas bonitas después del horneado. Asique si no disponéis de al menos dos bandejas para hornear, antes de utilizar la misma, enfriarla aunque sea debajo del grifo con agua fría, secarla, colocar papel de horno y lista para usar.


8. Asique ahora de lo que se trata es de ir horeando las galletas por tandas, ya sean de chocolate o de vainilla. El proceso es el mismo.
Pero hay una cosita importante que debéis tener en cuenta con las de chocolate al hornearlas y que seguro os daréis cuenta. Y, es que al ser oscuras no podemos ver como los bordes se ponen dorados antes de sacarlas. Asique os recomiendo que empezéis a hornear primero las de vainilla para calcular el tiempo exacto que tarda vuestro horno, así ya le habréis cogido el punto exacto del tiempo para que la de choco no se os quemen.

9. Una vez horneadas todas las galletas, llega el momento de empezar a decorarlas.





 10. Lo primero es sacar el fondant que vayamos a utilizar, que como he explicado en otras ocasiones, podemos comprarlo de color o bien blanco y teñirlo nosotras. En este caso, yo he comprado el negro hecho, pues es un color que cuesta mucho sacar y lleva mucho cantidad de tinte, pero el naranja si lo podemos hacer con los tintes alimentarios en gel o pasta venden. Yo he hecho el naranja con tinte rojo y amarillo de la marca Wilton. Son unos botes muy pequeños pero cunden muchísimo, de hecho, si vais a hacerlo, ir añadiendo muy poquita cantidad, gotitas prácticamente, hasta que déis con el color deseado, pues es mejor quedarse corto que pasarse, que no tendrá ya solución.
Pues con nuestras manos le damos un poco de calor al fondant amasándolo un poco hasta que se vuelva manejable y untamos la encimera con mantequilla. Podemos utilizar Crisco, que creo recordar ya os comenté que es una manteca que se utiliza para estas cosas e incluso cocinar en América, pero yo prefiero la mantequilla, Spain!.
Estiramos el fondant con un rodillo, y con los mismos cortadores que hemos utilizado para las galletas, hacemos los cortes en el fondant.
11. Y ahora ese corte no colocaremos sobre la galleta y aquí vuelvo a utilizar la mantequilla para pegar el fondant a la galleta. Existen pegamentos comestibles e incluso podemos utilizar Crisco, pero a mi me gusta más la mantequilla.
Pincelo la galleta con un poco de mantequilla derretida para que me sea más fácil de untar y de seguido coloco encima el fondant.
Para levantarlo, ayudaros con una espátula (igual que las galletas). 



12. Cuando ya tenemos las galletas forradas con el fondant, lo único que nos queda por hacer es decorarlo de la manera que más nos guste.
En mi caso para las galletas de calabaza, he cogido un poco de tinte verde y lo he mezclado con un poquito de agua y con un pincel he pintado el rabito de la calabaza. Luego con un cortador-expulsor de estrella he hecho los ojos de la calabaza y tambien las marcas en el gorro de la brujita.
Con un cortador tipo pizza pero con ondas, he cortado tiras para hacer la boca de la calabaza y he teñido un poco de fondant blanco de color morado para hacer las tiras de los gorros.


Y por fin! tenemos las galletas preparadas para ¡comernoslas! ¡ñam ñam!

Las que han ido al cole, por supuesto iban empaquetadas y así han quedado ¡chulísimas! ¿no?



 Espero que os haya gustado el post de hoy y siento haberlo hecho tan tarde, pero las galletas tenían que estar recién hechas para los peques, que seguro ya las habrán ¡deborado!
¡¡Que paséis un terrorífico Halloween!!
¡Ser felices!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejarme tu comentario,
me hace una ilusión tremenda recibirlo!
Bss