TRIÁNGULOS DE MANZANA ESPECIADA

22.2.15


Pasta brick, manzanas Granny Smith, canela, jengibre, nuez moscada, mantequilla, azúcar moreno de caña, y ya tenemos todos los ingredientes necesarios para un delicioso dulce, que prepararemos en menos de media hora. ¡Más no se puede pedir!
Crujiente por fuera, blandito por dentro, jugoso, aromático.....una delicia sin duda. Y sé de lo que os hablo por que ¡han volado del plato! 



TRIÁNGULOS DE MANZANA ESPECIADA
♥ Con las cantidades que os indico podréis elaborar 6 triángulos, aunque también depende de si queréis hacerlos más pequeños, lo que os dará para más cantidad.

Ingredientes y elaboración:
6 Tiras de pasta brick cortadas con una medida de 37x15. (Como os he dicho antes, podéis haber las tiras más pequeñas para obtener más triángulos)
2 Manzanas Granny Smith
30 gr Mantequilla para hacer las manzanas
15 gr Mantequilla para pintar los triángulos
3 Cucharadas soperas de Azúcar moreno de caña
1/2 Cucharadita de postre rasa de Canela en polvo
1/2 Cucharadita de postre rasade Jengibre en polvo
1/2 Cucharadita de postre rasa de Nuez Moscada en polvo

Pelamos y cortamos las manzanas en trocitos muy pequeños.
En una sartén a fuego medio, echamos los 30 gr de mantequilla. Cuando se haya derretido por completo, añadimos la manzana y el azúcar. 
Vamos a dejar la manzana en la sartén hasta que esté blandita. Justo un par de minutos antes de quitarla del fuego, añadiremos las especies. Notaremos que según vamos moviendo la manzana, comienzan a aparecer pequeños hilos de caramelo. Removemos bien para que las especies lleguen a todos los trocitos de manzana y cuando esté lista, la sacamos de la sartén.
Dejamos que se temple en un plato y mientras encendemos el horno a una temperatura de 220°, con calor arriba y abajo.
Cortamos las tiras de pasta brick y la colocamos en posición vertical.
En una esquina de la tira de la masa echamos la manzana. Doblamos la masa sobre esta a modo de triángulo, llegando bien a los bordes. De nuevo doblamos hacia arriba dando forma de triángulo. Continuamos doblando de un lado a otro hasta el final de la tira. 
Colocamos un papel vegetal sobre una bandeja apta para el horno y vamos depositando los triángulos sobre este. Cuando tengamos todos listos, derretimos la otra pequeña cantidad de mantequilla en el micro durante unos segundos y con la ayuda de una brocha, pintamos todos los triángulos.
Horneamos durante unos 7 u 8 minutos, o bien hasta que estén dorados.
Los sacamos del horno, dejamos templar sobre una rejilla y ¡ya están listos!
Podemos comérnoslos calentitos, templados, fríos,......a nosotros como más nos han gustado es cuando han perdido un poco de calor, pero aún se mantienen calientes.¡Deliciosos!


Espero que os animéis a elaborarlos, que como véis son muy sencillos de elaborar
y un capricho riquísimo!

¡Ser felices!




TARTA DE CACAO CON AVELLANAS

15.2.15


La semana pasada fué el segundo Aniversario del Blog! Parece increíble pero ya han pasado dos años desde que comencé esta aventura como blogger y de la que estoy ¡muuuy contenta! Y quiero daros las gracias a tod@s l@s que estáis al otro lado, es un enorme placerazo saber que estáis ahí y poder recibir esos magníficos comentarios! Está claro que sin vosostr@s nada de esto sería posible, y ya sé que estas palabras suenan a topicazo, ¡pero es la más pura verdad! ¡Muchísimas gracias de corazón!
Para celebrarlo, hoy quiero compartir un pedazo de esta riquísima tarta que he elaborado, con todos y cada uno de vosotr@s! Pasar e ir cogiendo un trozo...... ☺ ♥.


Vamos con la receta...

TARTA DE CHOCOLATE CON AVELLANAS
* Para elaborarla necesitaremos un molde unos 21 cms de diámetro. En caso de utilizar otra medida, los tiempo de cocción pueden variar, así que si es así y utilizáis un molde con otro diámetro aseguraros de que vuestro bizcocho está hecho antes de sacarlo del horno.

Ingredientes para el Bizcocho:
170 gr Harina de repostería
60 gr Cacao puro en polvo (Valor)
2 Cucharaditas de levadura química en polvo
80 ml Aceite de Girasol
220 gr Azúcar blanca
2 Huevos Camperos M
160 ml Leche entera 
2 Cucharaditas de Vainilla en Pasta (Home Chef)*
100 gr Avellanas tostadas y peladas

Ingredientes para la Crema de Chocolate:
90 gr Mantequilla a temperatura ambiente
200 gr Azúcar glas
60 gr Cacao puro en polvo (Valor)
80 ml Leche entera
40 gr Avellanas tostadas y peladas para decorar

Ingredientes para el Almíbar:
70 ml Agua
70 gr Azúcar blanca
1 Cucharadita de Vainilla en Pasta (Home Chef)*

* También podéis utilizar en su defecto Esencia de Vainilla o las semillas de una vaina de vainilla.

Elaboración:
Lo primero que debemos hacer es elaborar el almíbar para que se temple con tiempo y poder utilizarlo.Para ello, colocamos una cazuela en el fuego a temperatura media y echamos el agua junto con el azúcar. Calentamos y dejamos que llegue a hervir. Una vez se haya disuelto por completo el azúcar, retiramos del fuego y añadimos la vainilla. Mezclamos y reservamos.

Encendemos el horno a 180°.
Preparamos el molde untándolo con mantequilla y espolvoreando con harina tanto el fondo como sus bordes o bien,podemos utilizar un spray desmoldante.
En un bol tamizamos juntos cacao puro en polvo, harina y levadura.
En otro bol echamos aceite, azúcar y huevos. Mezclamos con unas varillas para que todos los ingredientes se integren. A esta mezcla le añadimos la leche y la vainilla y cuando esté todo bien mezclado, añadimos los ingredientes secos que tenemos en el otro bol. Harina, cacao y levadura. 
Mezclamos todo con las varillas y añadimos las avellanas que previamente abremos picado un poco, para que no queden trozos demasiado gordos.
Esta mezcla la echamos en el molde y metemos en el horno durante unos 35-40 minutos.
Antes se sacarlo, comprobaremos con un palito que está hecho.
Si durante el horneado, véis que se tuesta demasiado la parte de arriba, podéis cubrir el molde con un trozo de papel de aluminio. Pero recordar, no abrir el horno antes de que lleve 2/3 del tiempo de horneado o corréis el peligro de que se hunda.
Cuando lo saquéis, lo depositáis sobre una rejilla para que se enfríe antes de desmoldarlo.

Cuando el bizcocho esté listo, podemos elaborar la crema de chocolate.
En un bol echamos mantequilla, azúcar glas, cacao y mezclamos hasta que todos los ingredientes estén completamente unificados. Si queréis podéis añadirle unas pocas avellanas trituradas. Yo las añadí y me encantó el resultado, pero eso sí, un puñadito y bien picado.
Por último incorporamos la leche y de nuevo mezclamos con las varillas. Reservamos.

Si el bizcocho os ha quedado abultado en la parte superior, con un cuchillo panadero podéis cortar esta parte para dejarlo más plano y con un tenedor o un palito, pinchamos todo el bizcocho para echar poco a poco el almíbar por la parte superior, para que empape el bizcocho. 
Por último sólo nos queda cubrirlo con la crema de chocolate y añadirle unas pocas avellanas arriba en el centro, o colocarlas como más os guste!


Es una tarta que a pesar de contener bastante cacao, no resulta para nada muy dulzona. Además el bizcocho de por sí es algo húmedo, pero con el añadido del almíbar lo convierte en perfecto.Una tarta ideal para amantes del cacao!

Y antes de despedirme hasta la próxima receta, quería comentaros, que como véis algunas cositas han cambiado en el blog en cuando a diseño, organización y nuevos textos en algunos apartados, pero como novedad, He incorporado arriba a la derecha la opción de poderos Suscribir al blog, de esa manera, todas las recetas que publique, ¡llegarán a vuestro correo recién salidas del horno!

¡Ser felices!

PAN PAYÉS (O PAN RÚSTICO)

10.2.15


Hay recetas que precisan de más tiempo en su elaboración que otras, como ocurre con el pan. Pero el placer de sentarte a la mesa con un pan recién horneado, bien merece todo el tiempo empleado, os lo aseguro. 


Desde hace un tiempo, tenía ganas de elaborar un pan con masa madre y ayer fué, el día perfecto o más bien la noche anterior, en la que elaboré la masa madre para poder utilizarla al día siguiente, en este estupendo Pan Payés o también conocido como Pan Rústico. Un pan típico de Cataluña, que se utiliza para preparar el delicioso Pa amb tomáquet (Pan de tomate).


El sabor, la textura y el aroma de este pan es algo fabuloso, desde el mismo instante en que comienza a levar sientes como su aroma comienza a inundar la cocina, y una vez entra en el horno y comienza a desprender su aroma, ahora más intenso y a tomar ese tono dorado tan bonito de pan, lo único que deseas es sacarlo del horno para poder comerte el primer trozo. Un bocado que te sabe a felicidad, sobre todo para una panera como yo!. En casa lo hemos degustado cortándolo en rebanadas que hemos untado con tomate, un chorrito de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal y unas finas lonchas de un rico jamón serrano. Una delicia!
Y debido a que su corteza en algo gruesa, al día siguiente su miga sigue manteniéndose blanda, lo que hace imposible resistirse a unas estupendas tostadas para el desayuno.


Y, ahora vamos con la receta...



PAN PAYÉS
Ingredientes y elaboración:
Con las cantidades que os indico obtendréis un pan de 1 kg aproximadamente. Si no queréis un pan tan grande, podéis dividir las cantidades a la mitad. Aunque como os he dicho, es un pan que aguanta más de un día, e incluso podéis elaborar panes más pequeños, individuales.

Masa madre:
250 gr Harina de fuerza
180 ml Agua 
1 Cucharadita rasa de sal
5 gr Levadura prensada fresca (Ya os he comentado en anteriores ocasiones, que suele estar en la sección de mantequilla, yogures,...La que siempre suelo encontrar es de la marca Levital, que viene en un pequeño paquete con dos porciones individuales de 25 gr cada uno)

Masa de pan:
500 gr Harina de fuerza
360 ml Agua 
2 Cucharaditas rasas de sal
110 gr Masa madre fermentada
5 gr Levadura prensada fresca

Lo primero que debemos hacer es elaborar la masa madre la noche anterior, con un mínimo de 12 horas antes de su uso. Para ello mezclamos todos los ingredientes de la masa madre y los colocamos en un bol, que taparemos con film. Para que resulte más fácil incorporar la levadura, podéis disolverla antes en un poco del agua que vamos a utilizar. 
Veremos que en el transcurso de la noche la masa madre, habrá crecido y estará burbujeante.

A la mañana siguiente, de los ingredientes de la masa de pan, mezclamos la harina de fuerza con el agua y veremos que se nos forma como una masa. La dejaremos reposar durante 1 hora. 
Pasado el tiempo, añadimos la sal, la levadura y 100 gr de masa madre. Amasamos durante 5 minutos y dejamos reposar unos 15 minutos en un bol, tapado con film.
Transcurrido este tiempo, realizamos un pliegue de la masa sobre sí misma y la damos la vuelta, dejándola de nuevo en el mismo bol, y tapado con film durante 2 horas.

*Muy importante: aseguraros de que el bol que vayáis a utilizar sea lo suficientemente grande, ya que la masa crecerá y si el bol es pequeño, corréis el peligro de que se os desborde por todos los lados.

Transcurridas las dos horas, sacamos la masa sobre la mesa y con los bordes de las manos, vamos a hacerla mover sobre la mesa de trabajo para darle forma de bola.
Espolvoreamos con harina un bol y depositamos en este la bola de masa dejándola reposar de nuevo durante 1 hora o hasta que doble su volumen. 
Es importante que la temperatura sea cálida y no existan corrientes de aire.

Precalentamos el horno a 240°.
Colocamos un trozo de papel vegetal sobre una bandeja de horno y volcamos la masa sobre este.
Pulverizamos las paredes de nuestro horno con agua y enseguida, metemos la bandeja con el pan.
Horneamos a 240° durante 10 minutos. En este tiempo, veremos que nuestro pan dobla su volumen y comienza a coger color. Bajamos la temperatura a 200° y continuamos horneando durante unos 35-40 minutos más.

Una vez listo, sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
¡Ya tenemos nuestro Pan Payés listo!


¡Ser felices!

CANELONES DE ATÚN (De mi mamá!)

2.2.15


Esta receta que hoy os traigo es un homenaje a mi mami, ¡que hoy es su cumple! 
¡Muchísimas felicidades mami! Eres lo más grande de esta familia, el pilar fundamental!

Es una receta sencilla y casera, pero que no por ello deja de estar más que rica y que me trae muchos recuerdos de mi infancia! Me encantaba meterme en la cocina con mi mami a prepararlos, elaborar el relleno, enrollarlos, hacer la bechamel y.... ¡zamparme los restos de bechamel que quedaban en la cazuela a cucharadas jajajaja! ¡Sentarnos a la mesa con unos Canelones tan ricos era maravilloso!

Vamos con la receta...



CANELONES RELLENOS DE ATÚN

Ingredientes y elaboración:
☼ Con las cantidades que os indico os saldrán unos 20 canelones. Y también indico los productos que utilizaba mi madre ;)

1 Paquete de Canelones de Pastas Gallo (entran 20 placas de canelones)
1 Brick y medio de tomate frito de Orlando
3 Latas de Atún en Aceite de Oliva de Isabel
3 Huevos Camperos cocidos
500 ml Leche Pascual Entera
3 Cucharadas de mantequilla Pascual
2 Cucharadas de Harina de trigo de todo uso de Pastas Gallo
Una pizca de sal
Una pizca de nuez moscada (opcional)

Lo primero que debemos hacer es poner una cazuela grande con agua y una pizca de sal a fuego medio para cocer las placas de canelones. Dejaremos que el agua empiece a hervir antes de añadir las placas, que las iremos echando en el agua de una en una, cociéndolas el tiempo que nos indica en el envase, que en este caso son 10 minutos. 
De vez en cuando y con una cuchara de madera, removemos las placas para que no se nos peguen unas con otras, pero despacio y con cuidado, para que no se rompan.

En otro cazo con agua y una pizca de sal ponemos los huevos a cocer. La sal nos ayuda a pelarlos una vez cocidos, más fácilmente. Una vez rompa el agua a hervir los dejamos 10 minutos. Este tiempo de cocción nos dará uno huevos completamente cocidos. Si quisiésemos la yema un poco más cremosa, con 8 minutos bastaría.

Cuando los canelones estén listos, escurrimos en un escurridor y les echamos un poco de agua fría para parar la cocción. Colocamos unos paños de cocina limpios y secos sobre la encimera y vamos colocando las placas de los canelones sobre estos bien extendidas.

Cuando los huevos estén listos, los retiramos del fuego y los enfriamos colocándolos en un bol con un poco de agua fría. Los pelamos y cortamos en trocitos pequeños, echándolos en un bol, en el que también añadiremos el atún escurrido y desmenuzado, y 1 brick de tomate frito. Mezclamos con una cuchara todos los ingredientes. Este será el relleno de nuestros canelones....¡ya se me está haciendo la boca agua!

En este momento, encendemos el horno a una temperatura de 190°, con calor arriba y abajo.

Con una cuchara pequeña vamos depositando porciones de nuestro relleno en cada placa y los vamos enrollando.

Untamos una fuente apta para el horno con un poco de tomate frito y vamos colocando los canelones en ella. De nuevo echamos un poco de tomate frito sobre ellos, extendiendo este con una cuchara.

Ahora nos queda por preparar la bechamel....
En una cazuela a fuego suave, echamos las 3 cucharadas de mantequilla y dejamos que se derrita por completo. Añadimos las dos cucharadas de harina con una pizca de sal y mezclamos con unas varillas para que no nos queden grumos. Poco a poco, vamos añadiendo la leche sin dejar de mezclar con las varillas., para evitar los grumos.....y ya tenemos lista la bechamel.

En este momento, podéis añadirle una pizca de nuez moscada para darle un sabor más intenso.
Extendemos la bechamel sobre los canelones y al horno, a 190°, hasta que esta adquiera un color dorado.
Será el momento de sacar los canelones del horno y servir.
Podemos acompañarlos con una ensalada verde o incluso con unas patatas fritas, que es como más le gusta a mi peque! Una receta, como véis, sencilla pero riquísima! ¿Os animáis a prepararlos?

¡Ser felices!