TARTA HUMMINGBIRD ♥ TARTA COLIBRÍ

27.3.15



¿Habéis probado alguna vez esta maravilla de tarta? En casa hasta ahora, no. Y lo que nos estábamos perdiendo!! Sólo con el aroma que desprende mientras se hornea, ya puedes hacerte una idea de lo deliciosa que vá a estar, ya sabes que vas a repetir y que vas incluso hasta a rezar para que sobre un trozo que comerte por la noche ¡¡jajajajaja!! ¿Pensáis que exagero? Probarla y luego me contáis ;)

El miércoles fué el cumpleaños de mi marido y aunque no lo celebraremos hasta el sábado con la family, no podía faltar una tarta con la que soplar las velas!
El quería una tarta que tuviese fruta y a mí esta vez no me apetecía chocolate, así que pensé....¡este es el momento perfecto para preparar una Tarta Hummingbird o Colibrí! Pues llevaba mucho tiempo queriendo probarla, y ¿porque no ahora para celebrar el cumple de mi chico?.

Vamos con la receta.....


TARTA HUMMINGBIRD ♥ TARTA COLIBRÍ

Ingredientes y elaboración:
♥ Para elaborarla he utilizado un molde de 17 cms.

Para los bizcochos (Yo he preparado dos con estas cantidades, pero podéis hacerlo de tres con estas mismas cantidades, lo único que os saldrán más finos.):
2 Rodajas de piña en almíbar (unos 160 gr aproximadamente)
1 Plátano y medio
1 Huevo campero
120 ml Aceite de girasol
1 Cucharadita de Vainilla en Pasta de Home Chef
30 gr Nueces y unas pocas más para decorar
30 gr Coco rallado
170 gr Azúcar moreno
1 Pizca de sal
1/2 Cucharadita de bicarbonato
1 Cucharadita de canela en polvo
170 gr Harina de repostería

Para la crema de relleno y cobertura:
250 gr Queso crema (Philadelphia)
90 gr Azúcar glas
100 gr Mantequilla a temperatura ambiente
Ralladura de la piel de un limón
Zumo de medio limón

Calentamos el horno a 180°, con calor arriba y abajo.
Preparamos los moldes. En mi caso, como ya os he contado en otras ocasiones utilizo el Spray de Credín y también suelo colocar un papel en el fondo. Pero en su defecto, untamos con aceite tanto los laterales como el fondo y listo!
Pelamos los plátanos y los machacamos con un tenedor para dejarlos echos puré.
Cortamos la piña en trocitos muy pequeñitos y le escurrimos el caldo del almíbar.
Reservamos ambas frutas.
En un bol con una varilla de mano mezclamos el huevo, con aceite, vainilla y azúcar. 
Que se mezclen bien los ingredientes y añadimos la fruta que teníamos reservada. 
Mezclamos de nuevo todo bien con la varilla y ahora añadimos los ingredientes secos, que son la harina, canela, sal, bicarbonato, coco rallado y las nueces que habremos machacado previamente un poco en un mortero, sin llegar a hacerlas polvo, que queden trocitos que encontrarnos luego en un bocado!.
Volvemos a mezclar bien con la varilla y ahora repartimos la masa en los moldes*. 
Horneamos durante unos 30 minutos. Antes de sacarlos comprobamos que están echos pinchando con un palito y que este limpio.
Sacamos y depositamos en una rejilla. Pasados 5-10 minutos, desmoldamos con cuidado y dejamos de nuevo sobre la rejilla hasta que termine de enfriarse.

*Si no disponéis de dos moldes iguales, podéis hornear la mitad de la masa y después hornear la otra mitad, sin problema. Lo que sí os aconsejo es utilizar un papel en la base del bizcocho. De esta manera nos costará menos desmoldar y correremos menos riesgos de que el bizcocho se nos rompa al sacarlo del molde para fregar este y de nuevo al horno con la otra mitad de la masa.

Cuando los bizcochos se hayan enfriado por completo, prepararemos la crema de queso....
En un bol mezclamos la mantequilla con el azúcar, crema de queso, ralladura de limón y zumo de limón.
Para esto si os aconsejo unas varillas eléctricas, sino queréis dejaros el brazo, aunque si queréis echar músculo, nada como batir estar mezcla jajajaja!

Colocamos el primer bizcocho en la base que vayamos a utilizar y echamos sobre este la mitad de la crema de queso que hemos preparado. La repartimos un poco y colocamos el segundo bizcocho encima.
Presionamos un poco y de esta manera la crema se repartirá mucho mejor, llegando a los bordes de la tarta.
Repartimos la mitad restante de la crema de queso sobre este segundo bizcocho y con una espátula cubrimos bien la tarta. Colocamos unas nueces para decorar y ¡lista!


Es un bizcocho con mucho aroma, muy húmedo y esponjoso. ¡Una maravilla!
De echo....creo que me voy a comer ahora mismo el trocito que me queda ¡¡jajajaja!!

¡Ser felices!

POTAJE DE VIGILIA

24.3.15


Estando a punto de comenzar la Semana Santa, no puede faltar en la mesa un plato de Potaje de Vigilia. Una receta sencilla y típica de estas fechas,... ¿quién no se ha comido alguna vez un Potaje? 
En mi casa lo preparaba mi abuela, pero los años ya no la permiten poder ponerse delante de los fogones para prepararlo, así que en su lugar este año lo preparo yo como siempre la ví hacerlo, de una manera sencilla, pero con un resultado muy rico.


POTAJE DE VIGILIA
Ingredientes y elaboración:
♥ Los ingredientes que os indico son para 3 personas, pero podéis elaborarlo para más personas, simplemente añadiendo más cantidad.

200 gr Garbanzos 
1 Zanahoria
1 Puerro
1 Lomo de bacalao en salazón cortado en trozos no muy grandes
200 gr Espinacas frescas
2 Huevos camperos
1 Cebolla
150 gr Tomate triturado
1 Cucharadita de pimentón
2 Ajos
1  Hoja de laurel
Aceite
1 Pizca de Sal
1 Pizca de Azúcar
1 Pizca de Pimienta
Agua
Aceite de Oliva Virgen Extra

Lo primero que debemos hacer es lavar el bacalao para quitarle el exceso de salazón y ponerlo en remojo. Lo dejaremos entre 24 y 48 horas, cambiándole el agua entre una y dos veces al día. A mi me gusta cambiárselo por la mañana y por la noche.
Podemos comprar bacalao fresco y ahorrarnos el tener que desalarlo, pero ya os digo que el sabor final de la receta, no será el mismo.
Los garbanzos deberemos ponerlos en remojo la noche anterior a elaborar la receta.

En cuanto tengamos el bacalao listo, esto será fácil de saber, pues bastará con probar un trocito para ver si ha perdido la sal y ya no está salado para poder cocinarlo, le quitamos el agua y reservamos.
Si no váis a utilizarlo hasta el día siguiente, podéis reservarlo en el frigorífico en un tupper bien cerrado.

En una cazuela ponemos los garbanzos, zanahoria, puerro, una pizca de sal y cocemos hasta que los garbanzos estén blandos. Una vez listos, les quitamos la zanahoria y el puerro, y reservamos.

Picamos la cebolla y los ajos. En un sartén con unas 2 cucharadas de aceite echamos la cebolla, el ajo y la hoja de laurel.
Mientras en una cazuela con agua cocemos los huevos. Los echamos con el agua fría y una vez rompa a hervir el agua, los dejamos cocer 8 minutos.
Cuando la cebolla empiece a clarearse, síntoma de que ya está bien pochada, añadiremos el tomate triturado, junto con una pizca de sal, una pizca de azúcar, pimentón y pimienta.
Dejamos a fuego medio y cocinamos durante unos 10 minutos para que se evapore parte del agua del tomate y nos quede como una salsa.
En esa misma cazuela, añadiremos las espinacas frescas y las cocinaremos durante unos minutos, pues enseguida están hechas.
Añadimos los garbanzos y cubrimos con un poco de agua. Dejamos cocinar durante unos 10 minutos para que toda coja sabor y añadimos el bacalao. 
Seguimos cocinando durante unos pocos minutos más, pues el bacalao se hace enseguida.
Cuando esté listo, retiramos del fuego y añadimos los huevos pelados en trozos.
Dejamos reposar unos minutos con la tapa puesta y ya tenemos listo nuestro Potaje de vigilia.


¡Todo el mundo a la mesa a comer!
Y para una comida así, nada como unas ricas Torrijas de postre...
¿quién las pone? ;)

¡Ser felices!

TARTA DE CHOCOLATE AL BRANDY CON NATA

20.3.15


La tarta de hoy, viendo la fecha que es, está claro que es la que he preparado para el Día de el Padre que fué ayer. Una tarta sencilla, con ingredientes también sencillos, pero verdaderamente riquísima y muy jugosa. Prueba de ello, ¡que no sobró nada!.
Tuve que prepararla deprisa y corriendo por la mañana, para la hora de la comida con la family, aunque ayer no había muchas ganas de celebración, pues como habréis notado esta semana tan sólo he podido compartir con vosotros una receta y apenas he tenido tiempo de pasarme ni por las redes sociales. El motivo es, que mi abuela se puso muy malita y nos llamaron que fuésemos todos los familiares que era muy grave así, que estos días están siendo un poco caóticos, la verdad. Pero dentro de todo este caos, al menos mi abuela está respondiendo al tratamiento! ¡Y eso es una enorme alegría! Sólo espero que aunque sea poco a poco vaya a mejor, y pronto pueda salir del hospital!


Y ahora vamos con la receta, que tenéis que probarla si o sí, y veréis que ¡rica está!


TARTA DE CHOCOLATE AL BRANDY CON NATA
Ingredientes y elaboración:
♥ Para esta tarta he utilizado un molde redondo desmontable de 21 cms.

Para el bizcocho:
110 gr Margarina Tulipan
90 gr Azúcar blanca Azucarera
3 Huevos Camperos
1 Cucharadita de Vainilla Bourbón en Pasta de Home Chef
130 gr Harina
1 Sobre de Levadura en polvo de Lidl
40 gr Cacao puro en Polvo Valor
35 ml Brandy
20 ml Leche entera Asturiana

Para el almíbar
150 ml Agua
1 Cucharadita de Vainilla Bourbón en Pasta de Home Chef
75 gr Azúcar blanca Azucarera
10 ml Brandy

Cobertura
500 ml Nata para montar Puratos Ambiante muy fría (Como ya os he contado en ocasiones anteriores, es una nata que utilizo sobre todo cuando hago el Roscón de Reyes. Tiene una consistencia impresionante y el sabor es riquísimo. De echo no necesita ni que le incorporemos azúcar, a no ser que seamos muy, pero que muy golosos. Y lo mejor de todo es que la nata no se cae, dura días con la misma consistencia! Es fabulosa. La compro en Dulces con Arte.)
2 Cucharadas de Azúcar Rum & Vanilla de la marca Deluxe de Lidl
Virutas de chocolate negro de Lidl

Encendemos el horno con calor arriba y abajo a una temperatura de 180°.
En un bol batimos la margarina y añadimos el azúcar.
Mezclamos y añadimos los huevos uno a uno, para que se incorporen bien.
Incorporamos la vainilla y seguidamente la harina, levadura y cacao.
Cuando esté bien mezclado todo, incorporamos el Brandy y mezclamos.
Por último la leche.

Preparamos el molde. 
Yo he utilizado el Spray de Credín para las paredes del molde y abajo he colocado un papel vegetal.
Vertemos la mezcla en el molde y lo golpeamos un poco sobre la encimera para que quede bien repartida la masa y salgan las burbujas de aire.
Metemos en el horno durante 25 minutos.

♥Ya sabéis que si utilizáis otra medida de molde, o más cantidad, el tiempo de horneado varía.

Una vez listo, sacamos del horno y dejamos sobre una rejilla para que se enfríe antes de desmoldar.
Como también necesitamos el almíbar frío para poder utilizarlo, mientras el bizcocho se hornea, lo vamos preparando.

En un cazo echamos el agua, azúcar, vainilla y brandy.
Llevamos a ebullición y dejamos unos 5 minutos.
Retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Una vez está listo el bizcocho y el almíbar, lo que haremos será montar la nata junto con el azúcar y la colocamos dentro de una manga con una boquilla. Yo he utilizado la 1M de Wilton.
Si nuestro bizcocho tiene mucho copete, se lo quitamos para dejarlo más plano. 

Cortamos el bizcocho en dos parte y colocamos la primera sobre el soporte en el que vayamos a presentarla.
Con una brocha vamos humedeciendo bien el bizcocho con el almíbar. Después ponemos una capa de nata y colocamos la otra mitad del bizcocho encima. 
Humedecemos esta otra capa de bizcocho con el almíbar y cubrimos toda la tarta con la nata, ayudándonos con una espátula.
Espolvoreamos la parte de arriba con las virutas de choco negro, sin llegar a los bordes, donde con la manga haremos formas alrededor de ella, apretando y soltando la manga.
Las mismas formas las hacemos alrededor en la parte baja de la tarta y.... ¡ya está lista!
La conservaremos en la nevera hasta su consumo.


¡No me digáis que no os están entrando ganas de pegarle un bocado ya mismo! jajaja!
¡Yo puedo aseguraros que no tardaré el volver a hacerla!


¡Ser felices!

PAN REDONDO CON TOMATES SECOS EN ACEITE

12.3.15



¡Este pan es puro vicio!, os lo aseguro. Haciendo la compra ví en el supermercado tomates secos en aceite y como no los había probado nunca, me picó la curiosidad y me los llevé. En cuanto llegué a casa y abrí el bote, ya sabía lo que iba a preparar con ellos....Pan.
El resultado ha sido fabuloso, los tomates le aportan un toque ácido estupendo y a la vez, al estar en aceite, hacen que la miga sea más húmeda, lo que ha hecho que casi nos comamos de una sentada ¡el pan entero! ¡Está tan rico! Puedo aseguraros que ya he comprado otro bote para repetir esta semana ¡jajaja!
Os cuento como lo he preparado, que es muy sencillo ...


PAN REDONDO CON TOMATES SECOS EN ACEITE

Ingredientes y elaboración (Con amasado tradicional y en Thx)
300 gr Harina de fuerza y un poco más para espolvorear el pan y la bandeja donde lo vayamos a hornear
2 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra
190 ml Agua templada
1 Sobre de levadura de panadería (La he comprado en el Lidl para probar y me gustado mucho!)
1 Cucharadita de sal
90 gr Tomates secos en aceite (Los he comprado en Carrefour)

Amasado tradicional
Ponemos en un bol harina, sal, levadura, aceite y agua. Con una cuchara de madera removemos bien hasta que se vaya formando una masa.
Espolvoreamos la mesa de trabajo con harina y sacamos la masa del bol.
Formamos una bola remetiendo hacia abajo y comenzamos a amasar haciéndola roda por la mesa con la palma de la manos durante unos 5 minutos.
Volvemos a formar una bola y con un dedo enharinado presionamos suavemente en la bola, si la masa está lista, esta recuperará la forma, de lo contrario deberemos seguir amasando un poco más.
Una vez lista, le añadimos los tomates que habremos picado en trozos pequeños y formamos una bola que colocamos sobre la bandeja en la que vayamos a hornearla previamente enharinada un poco. 
*La aplanamos un poco y la tapamos con film de cocina que pintaremos con un poco con aceite para que no se quede pegado cuando vayamos a retirarlo.
Dejamos en un lugar cálido hasta que doble su volumen.
Yo suelo colocarla al lado del horno con este ya encendido para que vaya cogiendo temperatura, a 200° con calor arriba y abajo.

Una vez lista, retiramos el film, espolvoreamos el pan con harina y al horno unos 30 minutos.
Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. ¡Ya está listo para comer!

Si queréis prepararlo en la THX....

Amasado en Thx
Echamos en el vaso de la Thx todos los ingredientes excepto los tomates.
Programamos 5 Minutos, Vaso cerrado, Velocidad Espiga.
Abrimos el vaso y añadimos los tomates secos picados y programamos 30 seg, Vaso Cerrando, Velocidad Espiga.
Sacamos la masa del vaso y la depositamos sobre la bandeja en la que vayamos a hornear el pan, que habremos espolvoreado con harina.
*A partir de aquí, seguiremos los mismo pasos que en la elaboración manual.



Espero que cuando preparéis este pan, disfrutéis comiéndolo tanto como nosotros.
Y ya os he avisado....¡es vicio! ;) 

¡Ser felices!



BUÑUELOS DE CALABACÍN CON QUESO FETA Y BACON

9.3.15


¡Esta receta me encanta! Es perfecta para un picoteo, para una cena e incluso para un comida. Nosotros en casa en esta ocasión, la hemos preparado para la comida con unos amigos, entre otras cosas, pero por norma general solemos hacerla para la cena, pues en casa los días entre semana entre el trabajo, el cole, el fútbol del peque, los estudios, la casa, el paseo de la orejitas (nuestra perra), intentar salir que quede un hueco para ir a correr.....ufff! después de la ducha apenas nos quedan ganas ni de preparar la cena!. A no ser, que sea algo como esta receta, rica, completa, sencilla de elaborar y rápida de hacer!


BUÑUELOS DE CALABACÍN CON QUESO FETA Y BACON

♥ Con las cantidades que os indico os saldrán aproximadamente unos 20-22 buñuelos de unos 4-5 cms, para que os hagáis una idea.

Ingredientes y elaboración:
360 gr Calabacín, cortado en trocitos pequeñitos y sin quitarle la piel
110 gr Cebolla, bien picadita
250 gr Queso feta desmenuzado
160 gr Bacon ahumado en tiras pequeñas
2 Huevos camperos
90 gr Harina de repostería
1 Cucharadita colmada de levadura en polvo
Sal
Pimienta
Aceite de girasol Koipesol Especial freir (Los fritos absorben un 20% menos de aceite)
Aceite de Oliva Virgen Extra

Cortamos el calabacín como os he indicado, en trocitos pequeños y lo ponemos en un escurridor. Le añadimos sal y lo dejamos un rato, durante el cual, iremos aplastándolo un poco con una cuchara para que vaya soltando un poco del agua que contiene.

Picamos la cebolla y el bacon, y en una sartén añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y doramos la cebolla durante unos minutos. Cuando esté casi lista, añadiremos el bacon. Rehogamos ambos ingredientes juntos unos minutos y los retiramos del fuego depositándolos en un cuenco, donde añadiremos el queso feta desmenuzado.
Removemos bien todos los ingredientes y añadimos el calabacín que teníamos reservado.

En un bol a parte batimos los huevos junto con la harina y la levadura. Esta mezcla se la añadimos al resto de ingredientes que tenemos reservados y mezclamos bien.

Colocamos una sartén en el fuego a temperatura media-alta y calentamos el aceite de girasol. (Utilizaremos el aceite suficiente para que los cubra hasta la mitad solamente). Si aún no habéis utilizado este aceite os lo recomiendo, pues se nota muchísimo que los alimentos absorben menos cantidad de aceite.
Cuando el aceite esté bien caliente, vamos añadiendo pequeñas porciones de masa, y para que nos resulte más facil podemos hacerlo con un sacabolas de helado, pintado con un poco de aceite. 

Cogemos una porción de la masa con el sacabolas y la echamos en la sartén. Una vez se haya dorado por un lado, le damos la vuelta. Según vayan estando listos, lo sacamos y los vamos dejando sobre papel absorvente. Apenas tardan 2-3 minutos en hacerse.

Una vez estén todos listos, ......¡a la mesa!  Y sin perder tiempo, que calentitos están ¡riquísimos! 



Tenéis que animaros a preparar estos ricos Buñuelos, que os aseguro ¡os gustarán y a los peques aún más!

¡Ser felices!

MUFFINS DE AVENA CON PLÁTANO Y CHOCOLATE NEGRO

6.3.15


Puede parecer una locura, pero me encanta levantarme temprano algunos domingos, lo justo para que me dé tiempo de hornear algo rico que desayunar, antes de que se levanten mis chicos. Y este es el desayuno que preparé el domingo pasado. Uno riquísimos Muffins de avena, con trocitos de plátano y un poco de chocolate en la parte superior como un ¡extra! 


Además tenía estas cápsulas tan bonitas desde hacía un tiempo que había adquirido en el Ikea, y me parecieron perfectas, pues tenía a juego el camino de mesa de lo más original, pues es una mezcla de papel y tela, que viene en rollo y bien puedes utilizarlo como en esta ocasión hice yo, como camino de mesa o bien recortarlo, que ya viene preparado para ello y hacer manteles individuales, ¡son geniales! 


El madrugón bien mereció la pena, porque estos Muffins dieron un resultado tremendamente bueno y como hice cantidad suficiente, el Lunes ya teníamos ¡listo el desayuno también!
Os cuento como los preparé....


MUFFINS DE AVENA CON PLÁTANO Y CHOCOLATE NEGRO
♥ Como véis salieron 8 Minimuffins (digo mini, porque las cápsulas son más pequeñas de lo normal, miden 6x6 cm y el molde grande 24x8 cm), y el bizcocho.

Ingredientes y elaboración:
150 gr Mantequilla derretida
160 ml Leche Entera (He utilizado La Asturiana, en casa esta leche nos encanta!)
2 Huevos camperos
260 gr Harina de trigo de repostería (Gallo)
60 gr Avena en copos (He utilizado una que venden en Lidl)
150 gr Azúcar moreno de caña
1 Cucharadita de Levadura en polvo
1 Cucharadita de Bicarbonato
1 y 1/2 Plátano de canarias
Cobertura de chocolate Home chef que viene en pequeñas grajeas como véis en la imágen

Ponemos en marcha el horno con calor arriba y abajo a una temperatura de 180°.
En un bol mezclamos los ingredientes secos. Estos son harina, avena, azúcar, levadura y bicarbonato.
El otro bol mezclamos los ingredientes húmedos. La mantequilla que previamente habremos derretido en el micro o en un cazo, leche y huevos.
Mezclamos bien los ingredientes de ambos bol por separado.
Pelamos y cortamos los plátanos en trocitos pequeños.
Añadimos los ingredientes secos en dos o tres veces a los ingredientes húmedos mientras con unas varillas vamos mezclando para que evitar que nos queden grumos de harina.
Cuando esté listo, añadimos el plátano cortado en trocitos. Mezclamos y vamos rellenando las cápsulas y molde, nunca más de 3/4 partes.
Añadimos por encima unos pocos copos más de avena y colocamos las grajeas o pepitas de chocolate por encima.
Horneamos durante unos 20 minutos. Antes de sacarlos, comprobaremos que están hechos, pinchándolos con un palillo.
Los dejamos reposar sobre una rejilla para que se templen y ¡ya están listos para desayunar o para merendar! como más os guste.



Como véis no nos lleva mucho tiempo prepararlos para un rico desayuno cargado de energía.
Además se conservan fenomenal, por lo que podéis hacer como yo, elaborar de más y ya los tenéis listos para el día siguiente! Espero que os animéis a prepararlos! 


¡Ser felices!

SOPA DE NOODLES CON POLLO Y PAK CHOI

1.3.15


Me encanta perderme en los supermercados e ir buscando productos que hasta ese momento no había probado. Siempre encuentro algo nuevo y no puedo resistir a llevármelo.
Y eso exactamente es lo que me ocurrió con dos de los ingredientes que contiene esta receta, pak choi y salsa de pescado.
Esta última llevaba mucho tiempo con ganas de incorporarla en alguna receta, pero no encontraba la combinación perfecta, hasta este finde.
El pak choi, me llamo muchísimo la atención. Es una verdura de la familia de la col parecida a la acelga, aunque su gusto es un poco más amargo. Podemos consumirla en cualquier tipo de plato como ensaladas, al vapor, o como he optado yo por elaborarla, en sopa. Si me llamo tantísimo la atención fué por la cantidad de vitaminas y nutrientes que contiene, como vitamina A, C, K, B6, ácido fólico, hierro, calcio, proteínas,.... es increíble, además de tener un aporte calórico mínimo.
Os animo a probarla, ¡en casa nos ha encantado!




SOPA DE NOODLES CON POLLO Y PAK CHOI
♥ Con los ingredientes que os indico tendréis cantidad para unas 3 ó 4 personas.
Para elaborar la receta he utilizado un wok.

Ingredientes y elaboración:
3/4 Cebolla cortada en juliana
1 Pimiento verde mediano cortado en tiras
1 Pimiento rojo mediano cortado en tiras
2 Dientes de ajo picados
Un trozo de jengibre fresco rallado de unos 3x3 cms
4 Cucharadas de salsa de soja
3 Cucharadas de salsa de pescado (La he comprado en Lidl)
400 gr Pechuga de pollo cortada en tiras
1 Litro de agua
1 Pastilla de caldo de verduras
220 gr Chow mein noodles (Los he comprado en Lidl)
200 gr Pak choi
Aceite de Oliva Virgen
Sal
Pimienta molida variada
Unas semillas de cilantro

Lo primero que debemos hacer es lavar muy bien las verduras y cortarlas, como os indico en la lista de ingredientes. Igualmente haremos con el pollo, lo cortamos y reservamos.
Ponemos el wok en el fuego y le añadimos unas 4 cucharadas de aceite.
Cuando esté caliente añadimos en primer lugar la cebolla y la dejamos hacer unos 4 ò 5 minutos.
Seguidamente incorporamos el pimiento verde y rojo.
Cuando se hayan pochado bien estas verduras añadiremos los ajos bien picaditos y el jengibre rallado.
Cocinamos durante unos 3 minutos más y añadimos la salsa de soja y salsa de pescado.
Removemos y cocinamos un par de minutos, entonces añadimos el pollo, una pizca de sal*, pimienta y unas pocas bolitas de cilantro.
* No echéis mucha sal, es preferible buscar el punto de sal casi al final, ya que la salsa de pescado de por sí le aportará.
Cuando el pollo esté a medio hacer, añadimos el agua, la pastilla de caldo de verdura y llevamos a ebullición.
Una vez rompa a hervir añadimos los noodles, que cocinaremos según el tiempo indicado en el paquete. 
Cuando les falten un par de minutos añadimos el pak choi, que previamente habremos cortado en tiras y lavado bien, ya que entre las hojas hay restos de tierra. No los cocinaremos más de 2 ó 3 minutos, pues es una verdura que enseguida está lista y comentaros que aunque os pueda parecer mucha cantidad, no os preocupéis....mengua en la cocción.
Pasados los 2 ò 3 minutos, retiramos del fuego y ¡listo!.


La mezcla de sabores y aromas es riquísima, en casa nos ha encantado tanto el resultado obtenido, que estamos seguros de que la comeremos a menudo. Además los más peques de la casa también pueden comerla, a mío le ha gustado tanto que hoy ya me ha preguntado ¿cuando volvemos a prepararla? ;)

¡Espero que os animéis a prepararla! y...ya me contaréis que os ha parecido.

¡Ser felices!