HOJALDRE DE MASCARPONE ESPECIADO

16.5.18


Hace unas semanas unos amigos nos invitaron a comer y a mí eso de presentarme con las manos vacías como que no vá conmigo. Así que de buena mañana prontito, me levanté y empecé a ver que ingredientes ricos tenía para poder preparar un postre que llevar a la comida. El resultado....un Hojaldre relleno de mascarpone especiado y arándanos que está para chuparse los dedos, os lo aseguro!
Entre otras cosas porque en casa nos pierden los arándanos, de hecho no hay fin de semana que no estén presentes en el desayuno y del queso, que deciros....somos queseros a más no poder! Así que si juntamos estos dos ingredientes y encima le añadimos un toque especiado, sin duda, para nosotros, un postre perfecto!


Te cuento como lo preparé, para que te animes a elaborarlo un día cualquier, pues es sencillo y fácil pero con un resultado riquísimo!


HOJALDRE DE MASCARPONE ESPECIADO

Ingredientes
1 Lámina de Hojaldre
500 gr Mascarpone
35 gr Azúcar moreno de caña integral
1/2 Cucharadita de Jengibre en polvo
1/ Cucharadita de Nuez Moscada
1 Cucharadita de Canela en polvo
Ralladura de la piel de 1 limón
4 Yemas de huevo
Nueces de Macadamia

Elaboración
Encendemos el horno con calor arriba y abajo a 180°.
Forramos una bandeja rectangular con papel vegetal. (Si no tienes una bandeja rectangular, no hay problema, puedes utilizar la que tengas, siempre y cuando no rellenes en exceso el hojaldre, pues ya ves el grosor de relleno que tiene, abajo en la foto)
En un bol mezclamos el queso mascarpone con las especies (nuez moscada, jengibre en polvo y canela en polvo) y la ralladura de limón. Por último añadimos las yemas de los huevos y mezclamos para que se integren bien todos los ingredientes.
Sobre el papel vegetal con el que hemos cubierto la fuente de hornear, extendemos el hojaldre, recortando el exceso de masa que quede en los bordes.
Rellenamos el hojaldre con la crema de queso especiada y añadimos los arándanos.
Metemos la bandeja en el horno y horneamos durante unos 20-25 minutos. 
Recuerda comprobar antes de sacarlo que está hecho.
Por último, pela unas cuantas nueces de Macadamia y trocéalas para espolvorear con ella 
el hojaldre por encima.


En poco tiempo ya tienes listo un postre perfecto para acompañar una comida entre amigos o para darte simplemente un homenaje por lo bien que lo has hecho, no? ;)

Espero que te haya gustado la receta de hoy y nos vemos pronto con muchas más!


GALLETAS PERRUNAS DE AVENA Y REQUESÓN CON POLLO

8.5.18


Si la Princesa de mi casa cumple 13 añazos, que menos que prepararla unas deliciosas galletas perrunas para celebrarlo! Y si, has oído bien, 13 años, hasta el veterinario ni se lo cree!. Y cierto es que la pobre está ya muy mayor y con algunos problemas como artrosis, pero ella sigue dentro de su ritmo de abuelita activa, así que ¡ójala! pudiera celebrar con ella otros 13 años más a su lado ;) 
Y es que desde que llegó a casa, no nos hemos separado más que en dos ocasiones. La primera cuando tenía unos 3 años, unos días para irnos de vacaciones y lo pasé tan mal, la eché tanto de menos que una y no más! La segunda por fuerza mayor, cuando estuve ingresada y nos echamos muchísimo de menos ambas. Y ni una más!

Siempre vamos juntos los cuatro a todos los lados, y cuando digo cuatro, me refiero a mi marido, mi hijo, mi princesa y yo, y a eso le sumamos que yo al trabajar desde casa, tengo la suerte de poder pasar el día entero con ella!! Con una compañía de 10, sin lugar a dudas! ♥



Las galletas la vuelven loca, por ello de vez en cuando le preparo una tanda que luego guardo en un bote de lata y la duran unos 3-4 días. Aunque lo que la chifla de verdad son las fresas, el tomate y el queso!! No puede resistirlo mi xica! ♥.
Así que hoy, te traigo una receta muy Perruna.....(aunque también puedes comerlas tú! )


GALLETAS PERRUNAS DE AVENA Y REQUESÓN CON POLLO

Ingredientes
200 gr Pechuga de pollo de corral
400 gr Harina de trigo
140 ml Caldo de la cocción de la pechuga de pollo
60 ml Aceite de Oliva virgen extra
1 Huevo
Una pizca de sal
100 gr Requesón
30 gr Copos de Avena

Elaboración
Lo primero que debes hacer es cocer la pechuga de pollo en un poco de agua y cuando esté lista, sácala para que se enfríe pero reserva el caldo de la cocción. Desmenuza la pechuga en trocitos pequeños y reserva.

Caliente el horno a 180°, con calor arriba y abajo.

En un bol echamos la harina, el aceite, el huevo, la sal, el requesón, los copos de avena, y la pechuga de pollo en trocitos que tenías reservada, junto con el caldo de la cocción.
Bate bien todos los ingredientes para que se integren perfectamente.

Espolvorea con un poco de harina la mesa de trabajo y sobre esta estira con un rodillo la masa de las galletas. Hazte con un cortador chulo con forma de hueso o patita y corta las galletas. Ves dejándolas sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal.

Cuando tengas la bandeja llena, dejando un par de centímetros entre las galletas, para que no se peguen, métela en el horno y no le pierdas el ojo porque en unos 10-12 minutos como mucho, están hechas! Mientras puedes ir preparando otra bandeja de galletas perrunas con el resto de la masa.

Cuando estén listas las galletas, sácalas del horno y deja la bandeja sobre una rejilla. Deja reposar las galletas unos 2-3 minutos y después pásalas a una rejilla para que terminen de enfriarse.

Ya están listas para una merienda muy perruna ♥♥♥

*Puedes guardarlas una lata y te aguantan perfectamente unos 3-4 días, aunque te recomiendo no dejar la caja muy cerrada! 
*Con la cantidad de masa que te indico, salen bastantes galletas, por lo que te recomiendo que si no eres de las mías, que hace galletas perrunas para todos los perretes del bloque, haz la mitad de la masa! ;)


Espero que te haya gustado esta receta perruna y ya sabes! no dudes en preparárselas a tu compañera/o de viaje, ¡te lo agradecerá!

Guauuuu!!

TARTA ECO DE ARÁNDANOS, AVENA Y CHÍA

17.4.18


Desde hace ya casi dos años, en casa procuramos que todos los alimentos que compramos sean ECO. Uno de los principales síntomas que hemos notado es que, en todo este tiempo, apenas hemos tenido un solo resfriado, y en lo que respecta a nuestra querida alergia primaveral, también nos estamos sintiendo mucho mejor este año. Todo sea que después de escribir este post, pillemos un buen catarrazo ¡¡jajajajaja!! Toquemos madera! ;)  Pero es que incluso mi hijo y yo, que somos de pieles atópicas y más el que yo, que antes necesitaba cremas casi todos los días, desde hace algo más de un año no ha tenido que volver a usar ninguna! Así, que por lo que a mi respecta, es bueno consumir productos ecológicos, a nosotros sin duda, nos han venido fabulosamente. Eso sí, comemos de todo, aunque reconozco que la carne entra más bien poco en casa, mientras que si somos más de pescado, verduras, legumbres, frutas y dulces, siempre cuando los hagamos nosotros. Y por supuesto chocolate negro, que no nos puede faltar! Pero no consumimos nada precocinado, ni bollería industrial, ni bebidas gaseosas, ....es decir, todo aquello que a mi parecer es artificial. 



Por supuesto, también intentamos cocinar de una manera sana a base de horno, al vapor, plancha,... Eso no significa que no nos comamos un rico cocido, por ejemplo, sólo que a la hora de elaborarlo prescindimos de aquellas grasas que no nos aportan nada, es decir, en mi cocido encontrarás garbanzos, pollo, jamón, morcillo, judías verdes, patatas, zanahorias, morcilla de Burgos que elabora mi familia de Burgos y claro está, sopa. Y está riquísimo y la digestión lo agradece! 
Pero bueno que no me enrollo más que hoy os traigo una receta de Tarta para chuparse los dedos! La preparamos hace poquito para el cumpleaños de mi amore y os aseguro que no quedaron ni las migas! Te cuento como la preparé...


TARTA ECO DE ARÁNDANOS, AVENA Y CHÍA

Ingredientes
(Todos los ingredientes utilizados para elaborar esta Tarta son ECO)
Para los bizcochos...
200 gr Mantequilla (A temperatura ambiente)
70 gr Azúcar moreno de caña integral
4 Huevos (A temperatura ambiente)
200 gr Harina de trigo
1 Sobre de levadura
Ralladura de la piel de un limón
20 gr Coco rallado
1 Cucharadita de Vainilla
30 gr Copos de avena integral
15 gr Semillas de Chía
35 ml Bebida de Avena
Una pizca de sal
Arándanos
Para la cobertura...
700 gr Queso Mascarpone
150 gr Kefir
1 Cucharadita de Canela en polvo
1 Cucharadita de Jengibre en polvo
Para el almíbar...
250 ml Agua
1 Cucharadita y media de Vainilla
2 Cucharadas rasas de Azúcar moreno


Elaboración
Puedes utilizar la Thermomix, un Robot de cocina o lo que más te guste para elaborarla. En mi caso, he utilizado la Thermomix para mezclar los ingredientes.
Enciende en horno a 180° con calor arriba y abajo.
Unta dos moldes de 17 cms con mantequilla y espolvorea con harina. Reservalos.
Mezcla la mantequilla con el azúcar moreno hasta que ambos ingredientes estén bien integrados. Añade los huevos, uno a uno para que se integren bien. 
En un bol a parte, tamiza la harina con la levadura y añade a esta mezcla la ralladura de limón, el coco rallado, los copos de avena, las semillas de chía y la pizca de sal.
Incorpora esta mezcla a la anterior de la mantequilla y bate para que se mezclen bien todos los ingredientes. Por último, añade la vainilla y la bebida de avena. Bate de nuevo y reparte la masa entre los dos moldes, echando la mitad de la masa en cada uno. Golpea suavemente el molde sobre la mesa, para que no queden burbujas de aire en el interior de la masa y de esta manera se extienda mejor por todo el molde, y al horno durante unos 25 minutos.
Controla el tiempo de horneado, pues de un horno a otro puede cambiar el tiempo y no te olvides de pinchar los bizcochos antes de sacarlos para comprobar que está bien hechos. En el caso de que se te empiece a dorar en exceso por la parte de arriba, puedes colocar sobre el molde un trozo de papel de aluminio, pero sin cerrarlo, simplemente dejarlo por encima del molde, de esta manera el bizcocho se seguirá haciendo, sin correr el riesgo de que se te queme la parte superior.

*Si no dispones de dos moldes de igual medida, no te preocupes. Hornea la primera mitad y mantén mientras la masa a temperatura ambiente tapada. Si notas que hay demasiada temperatura en el ambiente, resérvala mejor en el frigorífico.

Mientras puedes ir preparando el almíbar...
En un cazo echa el agua, la vainilla y el azúcar. Coloca en cazo a fuego suave y cuando empiece a hervir, déjalo 5 minutos, retira del fuego y deja que se enfríe.

Una vez estén hechos ambos bizcochos, sácalos del horno y dejalos reposar sobre una rejilla durante unos 10 minutos. Después desmolda y deja que se terminen de enfriar sobre la rejilla pero esta vez boca abajo.

Y mientras puede ir preparando la crema para rellenar y cubrir la tarta...
En un bol mezcla el queso mascarpone, con el kefir, la canela y el jengibre.

Coloca un poco de la crema de queso en la base donde vayas a montar la tarta, esto le dará sujección.
Coloca el primer bizcocho en la base y con un palillo pinchalo varias veces por la parte superior. Con una cuchara, ves echando el almíbar por encima. Al tener los agujeritos, el almíbar hará que todo el bizcocho se empape bien, quedando muy jugoso.
Ahora cubre este primer bizcocho con una capa de la crema de queso y sobre esta coloca unos poco arándanos.
Coloca el otro bizcocho encima y repite la operación del almíbar para mojar también este.
Por último, cubre toda la parte superior y los laterales de la tarta con la crema de queso, hasta quedar todo bien cubierta y cubre la parte superior con el resto de los arándanos.


Déjala en la nevera, hasta medida hora antes de consumirla para que te aguante perfectamente.
Y ya puedes sentarte a disfrutar de un bocado de esta sencilla pero riquísima tarta!
¡Espero que te haya gustado la receta de hoy!
¡Nos vemos pronto con nuevas recetas!


TARTA DE VERDURAS

8.3.18


Hoy para comer..... Tarta de Verduras! Y si dijese que está rica, te aseguro que el adjetivo se me queda pequeño. Pero eso ya lo vás a comprobar tu misma!

Hace unos días baje a la frutería, una que hay justo donde vivo regentada por un matrimonio encantador, que sólo con ver el nombre del lugar ya te lo dice todo..."Como antaño". Y así es efectivamente, una pequeña tienda de barrio donde poder comprar fruta, verdura, huevos, miel, pan,....todo lo que encontrábamos antes en la tienda del barrio, o lo que es lo mismo: "como antaño", a la que por supuesto no le falta esa pequeña charla que vas manteniendo con ellos, mientras tranquilamente compras todas las cosas ricas que tienen!! ¿Que más se puede pedir? Pues poco más, porque además empiezan a traernos productos ecológicos y los huevos que venden son de gallinas camperas. Sin lugar a dudas todo muy rico!

Pues bien, el otro día según iba comprando las verduras y viendo la pinta que tenían, mi cabeza ya iba pensando en como comerme todas esas verduras ricas! Y me acordé de una receta que había visto en la tele no hace mucho, aunque no recordaba cantidades pero sí algunos de los ingredientes, así que me puse a improvisar y cambiar algunos de los ingredientes por otros y el resultado lo comparto hoy y aquí, contigo! ¿Te quedas y te cuento como preparé esta rica Tarta de Verduras? Sé que tiene un poco de trabajo en la elaboración, pero a mí me resultó tan placentera prepararla y tan rica de sabor, que sería capaz de prepararla todos los días!!



TARTA DE VERDURAS

Ingredientes
150 gr Mantequilla Bio
400 gr Harina de Trigo Bio
20 ml Agua
3-4 Alcachofas frescas
150 gr Guisantes ya pelados
150 gr Espinacas frescas
1/4 Cebolla roja
2 Ajos
Sal
Pimienta molida
4 Huevos
Queso Pecorino
Que Tomino

Elaboración
Lo primero que debes hacer es preparar la masa para que la tengas lista cuando vayas a utilizarla, pues va a necesitar un poco de reposo. Por ello empieza primeramente derritiendo la mantequilla.
En la mesa de trabajo o si lo prefieres dentro de un bol echa la harina con una pizca de sal y otra de pimienta, ahora incorpora un poco de la mantequilla derretida y con las manos o una cuchara de madera, ves mezclando los ingredientes para ir formando poco a poco una masa. Conforme te vaya pidiendo la masa, ves añadiéndole la mantequilla y después el agua.
Por último, forma una bola con ella, tápala con un paño de cocina y déjala reposar, mientras vas preparando el resto de ingredientes.

Lo primero preparar las alcachofas porque tardarán en hacerse un rato. Y para ello coloca una cazuela con agua y un pizca de sal, al fuego. Para limpiar las alcachofas córtales el tallo y ves arrancando con las manos las primeras hojas que están más duras para comer, hasta llegar a las blandas, aquellas que casi podríamos comernos en crudo. Corta también las puntas, como un centímetro. Córtala en cuartos y echalas en el agua, dejándolas cocer durante unos 15-20 minutos. Pero para ser más exactos, compruébalo tu misma antes de sacarlas.


Ahora toca pelar los guisantes, con el riesgo que eso conlleva, pues los guisantes frescos están muy tiernos y con un toque dulce, que personalmente sería capaz de sentarme y comérmelos a modo de pipas! jajajaja!! Cuando los tengas listos, dales un agua para limpiarlos y reserva.


Mientras las alcachofas se terminan de hacer, ralla un poco de queso Pecorino, al gusto, aunque te recomiendo la cantidad que ves en el plato (abajo en la imágen) para no restarle sabor a las verduras. También aprovecha para sacar el queso Tomino, que por si te estas preguntando que tipo de queso es, te cuento....Hace unos días en el Lidl trajeron muchos productos Italianos, así que como siempre, aproveché para comprar algunos de ellos, sobre todo quesos que en casa nos encantan, como Ricotta, Parmesano, Pecorino, Mozarella,....y entre ellos esta vez compré también Tomino. Nunca lo habíamos probado, pero os aseguro que está buenísimo y que espero volver a encontrarlo pronto, ya sea en Lidl o en otro establecimiento. Se trata de un queso de Vaca, que como puedes ver en la imágen tiene una corteza muy parecida al queso Brie, y en su interior su textura te recuerda a este mismo queso, sólo que el sabor te recuerda un poco a un queso fresco con ese toque a curado que le dá la corteza, pero sin perder la cremosidad en su interior. Asi que creo que sobran el resto de palabras para imaginarte lo rico que está.


Como las alcachofas ya estarán listas, sácalas y escúrrelas un poco.  Deja que se atemperen un poco y mientras comienza a estirar la masa que teníamos reservada, pero antes, enciende el horno a 180° con calor arriba y abajo para que vaya cogiendo temperatura. Sobre un papel de horno o bien sobre la mesa de trabajo espolvoreada con un poco de harina para que no se te pegue, estírala con un rodillo hasta conseguir la medida deseada para cubrir tu molde. En mi caso, yo he utilizado el típico molde con ondas alrededor que la base del mismo queda suelta para poder desmoldar luego con mucha facilidad.
Cubre el molde con el papel de horno y coloca sobre este la masa. Pincha la misma un poco en la base y hornea durante 8 minutos mas o menos, lo justo para que la masa se haga un poco en el fondo, pues luego cuando echemos el relleno la humedad hará que si antes no la hemos cocinado un poco, la masa se termine quedando cruda.


Mientras se hornea la masa, en un sartén ponemos la cebolla cortada en trozos pequeños y el ajo, dóralos un poco y añade los guisantes junto con las espinacas. Cocina unos 3-4 minutos y añade las alcachofas, un par de minutos más. Salpimienta.
En un bol echamos los cuatro huevos y los batimos bien. En lo que estén listas las verduras, añádelas al bol donde tienes el huevo batido. Añade el queso Pecorino y el queso Tomino en trozos. Mezcla bien, saca la masa del horno y rellénala con todas estas ricas verduras y quesos.


Por último, ya solo te queda hornear esta deliciosa tarta que tardará aproximadamente unos 15-20 minutos a la misma temperatura que tenías el horno, 180°. Saca del horno, quita el molde, deja que se temple un poco y ya estás tardando en sentarte a la mesa, para probar esta riquísima Tarta de Verduras!

Espero que te haya gustado la receta de hoy y por supuesto que te animes a prepararla o te aseguro que te arrepentirás jajajaja! Nosotros la hicimos por primera vez hace dos semanas, y mañana será la tercera vez que la preparemos, y te aseguro que habrá ¡más veces!

Gracias por seguirme al otro lado de la pantalla!
¡Sé feliz!

LA RECETA
by Patricia Valdivielso

CREMA DE JUDÍAS VERDES CON UN TOQUE DE QUESO

27.1.18



Ha pasado tiempo desde la última receta que compartí contigo, pero la verdad es que últimamente no me dá para mucho más el tiempo, aunque me imagino que te harás una idea, pues entre el trabajo, la casa, el cole (que me pierde participar siempre que tengo tiempo en todas las actividades que hacemos desde el Ampa y este año aún más por que mi peque, que ya no es tan peque aunque para mi lo seguirá siendo siempre ;)  este es su último año, el año que viene nos vamos al Insti! ¡madremía! como pasa el tiempo!!), en fín que el día tiene 24 horas y de donde no hay no se puede sacar más!
Además las Navidades han sido un poco moviditas, pues yo estuve ingresada unos días, lo que me hizo perderme la Nochevieja entre otros días, y para colmo a mi padre le operaron de la espalda, ¡vamos! que no nos hemos perdido ni una! Pero ya se empiezan a restablecerse las cosas y todo vuelve a la normalidad y espero que por bastante tiempo!

Eso sí, por supuesto que he seguido preparando recetas nuevas, y tengo unas cuantas y muy ricas que poco a poco pienso seguir compartiendo contigo y por supuesto, espero que no te las pierdas!

Hoy de momento, vuelvo con una Crema que está buenísima y que me parece perfecta para esta temporada del año, pues con este tiempo tan frío y muchos días lluvioso, nada como una Crema para entrar en calor. Además es tan sencilla de preparar que puedes optar para hacerla en la comida o en la cena, como más te apetezca!

Vamos con los ingredientes:


CREMA DE JUDÍAS VERDES CON UN TOQUE DE QUESO

Ingredientes para 4-5 raciones
750 gr de Judías verdes frescas
2 Patatas medianas
1 Puerro
2-3 Zanahorias medianas
1,5 L de Caldo de pollo
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal
Pimienta
50 gr Queso semicurado
Picatostes

Elaboración
Comienza lavando y pelando las judías verdes, esto significa que les quites los hilos de ambos bordes y córtalas en trozos de dos centímetros más o menos. Añádelas a una cazuela.
Ahora pela y trocea las zanahorias en rodajas de un centímetro más o menos y añádelas también a la cazuela.
Haz lo mismo con el puerro y con las patatas, siendo los trozos de estos no muy grandes tampoco.
Por último añade el caldo de pollo o si lo prefieres de verduras. En mi caso opté por el de pollo que le dá más sabor. En el caso de no tener caldo de pollo, añade agua y una pastilla de caldo.
Un chorrito de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal y una pizca de pimienta.
Coloca la cazuela a fuego medio y una vez que comience a hervir, deja que se cocina durante unos 20-25 minutos.
Si ves que te ha quedado con demasiado caldo, saca un poco y puedes reservarlo para otra comida o bien para tomarte una rica taza de caldo calentita por la noche.
Tritura todos los ingredientes con una batidora o en un robot de cocina. Cuando estén casi triturados, añade el queso y termina de triturar. El propio calor de la crema hará que el queso se derrita, pero tritúralo para que no te quede ningún trocito.
Ya tienes lista la Crema de judías verdes con un toque de queso, que verás que sabor tan rico le tiene, ¡para chuparse los dedos!.
Sírvela acompañada de unos picatostes y ¡a la mesa!


¿A que es fácil de preparar? Ya te lo había dicho, y cuando la pruebes verás que sabor tan rico con ese toque de queso en las verduras, estoy convencida de que vas a repetir esta receta más de una vez! En casa te aseguro que lo hacemos a menudo! Una manera de comer rico, sano y sin tener que pasarnos horas en la cocina, que entre diario ya sabemos que son muchas las cosas por hacer y poco tiempo el que nos queda, pero no por eso vamos a dejar de comer tan rico, no?

Nos vemos prontito con una nueva receta, ¡no te la pierdas!

¡Se feliz!

LA RECETA
by Patricia Valdivielso